.

El artículo ha sido añadido a su diario de viaje.

Este objeto ya existe en su diario de viaje.

Enviar a un amigo

Su e-mail :

E-mail del destinatario :

Compartir

Permalink :
Bookmark and Share

Allier: Espacios naturales extraordinarios

La montaña borbonesa, "pequeña Suiza", los campestres valle de Sioule y valle de Besbre, el majestuoso bosque de Tronçais  y el valle de Allier son otros tantos terrenos de aventura para sus vacaciones.

La montaña borbonesa, una "pequeña Suiza"

Entre el Loira y el Allier, los Bois Noirs y los montes de la Madeleine conforman la montaña borbonesa. Sus colinas redondeadas, adornadas con picos rocosos, dominan verdes valles poblados de robles, castaños, hayas, abetos y abedules. Tierra de senderismo por excelencia, la montaña borbonesa ofrece una gran variedad de posibilidades a los aficionados a la equitación, la bicicleta de montaña y las excursiones a pie. 400 kilómetros de senderos señalizados ofrecen al senderista la ocasión de descubrir un entorno de una belleza insospechada. El Puy du Montoncel sobresale a 1287 metros de altura ofreciendo panorama espectacular. La Loge des Gardes, pequeña estación de esquí de descenso durante el invierno, recibe en verano a aquellos que practican nuevos deportes de deslizamiento.

 

Bosque de Tronçais
Bosque de Tronçais

Legendario bosque de Tronçais

Al noroeste, el bosque Tronçais es uno de los macizos forestales más hermosos de Francia. Este importante robledal de 11 000 hectáreas también cuenta con hayas y carpes que obligan a los robles a buscar la luz aún más alto. Los troncos de 40 metros sitúan la bóveda vegetal a la altura de las catedrales. Atravesada por César y rehabilitada bajo el mandato de Colbert, el bosque conserva los rastros del paso del hombre. El agua mana en numerosos puntos y hace que los arroyos fluyan bajo las hojas: se han catalogado unos cuarenta manantiales. Algunos robles, nacidos hace 350 años, han llegado hasta nosotros: el roble cuadrado, la Sentinelle, cuyo nacimiento se estima en el año 1630, tiene 6,55 metros de circunferencia y es sin duda uno de los robles clasificados más antiguos. Los robles Jumeaux, muy cerca, habrían nacido de la misma cepa... ¡hace unos 403 años! En total, hay registrados 19 árboles extraordinarios.

 

Val d'Allier
Val d'Allier

La reserva natural del valle de Allier

En el valle de Allier, el río salvaje y más tarde quejumbroso, dota al departamento de su encanto bucólico. Al sur de Moulins, la reserva natural del valle de Allier se extiende a lo largo de 21 kilómetros. Gestionada por la ONF (Oficina nacional de bosques francesa) y coordinada por la LPO (Liga para la protección de las aves), está abierta a los visitantes. Varios senderos permiten descubrir el enclave perfectamente señalizado con paneles temáticos. Se han censado más de 250 especies de aves. Las mismas que en Camarga. Algunas de ellas raras y extraordinarias: el charrancito común, la garcilla cangrejera, la garza color gamuza, el águila pescadora o el abejaruco europeo con su colorido plumaje.

 

Por aquí y por allá

Otros espacios, todos ellos diferentes, hacen gala de un encanto que no se encuentra en ningún otro lugar: el bocage borbonés, que ha permanecido idéntico a lo largo de los siglos, es un mosaico de verdes prados entre setos vivos y la rocosa Combraille, horadada por un Sioule que desciende hacia el Allier y bordeada por el Cher, que se desbravece en un valle propicio para los deportes al aire libre. Al este encontramos la Sologne borbonesa y el valle de Besbre, tierras húmedas que rebosan de toda una vegetación semiacuática y zonas de protección para las aves.

 

Vea también

Arriba
Tourisme en Auvergne
Ok

Al continuar su navegación por este sitio web, acepta el uso de cookies para medir la frecuencia de consulta de nuestros servicios, optimizar las funcionalidades del sitio web y ofrecerles ofertas adaptadas a sus centros de interés. Más información.

Buscando disponibilidad