.
Esta página internet no es actualizada más arrow

El artículo ha sido añadido a su diario de viaje.

Este objeto ya existe en su diario de viaje.

Enviar a un amigo

Su e-mail :

E-mail del destinatario :

Compartir

Permalink :
Bookmark and Share

La Chaise-Dieu

La abadía de la Chaise-Dieu, auténtica catedral en pleno bosque, y su famoso festival de música son símbolos que dan renombre a la ciudad.

La impresionante abadía de la Chaise-Dieu
La impresionante abadía de la Chaise-Dieu

La fundación de la abadía

Cuando en 1043 Robert de Turlande abandonó a los canónigos de Brioude en busca de una vida más ascética, acabó instalándose en esta llanura granítica a 1082 metros de altitud. Así nació la Casa Dei (la casa de Dios)…
Seguido por cientos de discípulos, Robert de Turlande fundó en 1050 un monasterio benedictino que enseguida se convirtió en una abadía con multitud de dependencias y que se proyectaría por toda Europa.

 

Robert de Turlande, trabajador incansable y de caridad inagotable, fue canonizado como San Robert en 1070, tan solo tres años después de su muerte. Tres siglos más tarde, un antiguo monje de La Chaise Dieu se convertiría en papa con el nombre de Clemente VI. Dada su gran vinculación con su abadía de origen, expresó su deseo de ser inhumado en ella, en un abadengo digno de su rango.

 

El coro y el fresco
El coro y el fresco

Un edificio asombroso

La construcción de la iglesia gótica actual comenzó en 1344, bajo las órdenes del maestro de obras del Palacio de los Papas de Aviñón, encargado por el propio Clemente VI. La fachada, sus torres y la torre Clementina fueron terminadas en 1376 gracias a otro papa, Gregorio XI, sobrino del anterior, en un estilo que conjugaba el arte religioso y la arquitectura defensiva. De este pasado glorioso se conserva un extraordinario patrimonio, revalorizado con el paso del tiempo y convertido en el escenario del prestigioso festival de música de La Chaise Dieu, cuya acústica es excepcional, fundado en 1966 por el pianista húngaro Georges Cziffra.

 

No deje de admirar la Danza de la Muerte, sorprendente fresco del siglo XV y las sillas del coro maravillosamente esculpidas y coronadas con tapices, obras de arte del alto lizo de principios del siglo XVI, que rodean la tumba de Clemente VI (1353) en el coro de la abadía.

 

Vea también

Arriba
Tourisme en Auvergne
Ok

Al continuar su navegación por este sitio web, acepta el uso de cookies para medir la frecuencia de consulta de nuestros servicios, optimizar las funcionalidades del sitio web y ofrecerles ofertas adaptadas a sus centros de interés. Más información.

Buscando disponibilidad